Soy esa clase de chica.


Soy la clase de chica que guarda los lazos de los regalos.
La clase de chica a la que le gustan las cosas bonitas y se enternece con los perritos, los gatos, los bebés, las mariposas…

Soy esa clase de chica que suspira con las puestas de sol, con un cielo estrellado, con un buen libro de poesía, con una bella melodía de piano.

Me gusta el olor a café, la mermelada de fresa, las flores de la lavanda y que me de el viento en la cara. Soy esa clase de chica a la que le gusta que su hogar esté limpio y bien decorado. Que lava sus platos con alegría, y no le importa esforzarse para cuidar de los suyos. Esa clase de chica que no necesita gastar dinero en zapatos caros, y que prefiere una buena caja de lápices de colores. Soy de las que se equivocan y piden perdón. De las que se caen y se levantan. De las que dicen lo que piensan y lo que sienten. De las que no se callan.

Soy esa clase de chica que no necesita hacerse la débil para llamar la atención. Que no necesita que nadie la proteja. Que se siente bonita con sus kilos de más y sin maquillaje, o con maquillaje. Que ríe a mandíbula batiente y sin complejos.
Soy esa clase de chica, que no teme mostrar su dulzura y a la vez ser fuerte y valiente. Independiente y segura de sí misma, pero que ama y no exige nada a los demás.

Así que reivindico mi derecho a la feminidad y a la ternura. Mi derecho a no estar enfadada y a no tener enemigos. No necesito ser como los hombres, porque tengo mi propio universo femenino. Reivindico mi derecho a ser yo misma, sin necesidad de andar peleando con nada ni con nadie. Iguales en derechos y obligaciones. Opuestos y complementarios. Reivindico mi derecho a sentirme completa y realizada, a poder compartir con un hombre, y a sentirme feliz por ello.

No soy una superheroína, pero si soy la mejor versión de mí misma que puedo dar cada día. Soy esa clase de chica que no teme envejecer. Que no teme la muerte. Que no se frustra ni se enfada, ni tiene recriminaciones que hacer a nadie ni a nada. No temo pedir ayuda como no temo brindarla. Soy esa clase de chica, que vive y deja vivir.

Pero mi felicidad es mía, y a nadie hago responsable.

Reivindico mi derecho a ser dulce y risueña. A hacer de mi misterio mi fuerza. De mi talento un talante, de mis capacidades un arte. De mis defectos y carencias, fuente de superación. No necesito competir. Ni con nada ni con nadie. No necesito encajar en ningún cliché, tampoco me pongas etiquetas.
Soy esa clase de chica a la que le gusta escuchar, a la que le enternece la humanidad de los demás, la que entiende la importancia de ocupar su lugar y hacerlo bien. Y al menos moriré en al intento y con las botas…o los tacones puestos.

Así que discúlpame, si no participo en tu batalla. Si no me siento ofendida ni en desventaja. Si utilizo todas mis oportunidades, y me invento mi propio camino, para vivir de otra manera.

Mi sueño es ser una MUJER íntegra. Que siempre fue fiel a sus sueños. Que nunca encajó en el sistema. Que eligió su destino y lo vivió intensamente.
Soy esa clase de chica que hoy, ahora, quiere ser esa mujer auténtica y libre. Una mujer única que no sea de ninguna clase, y que no pueda ser comparada ni con nada, ni con nadie.

Anuncios

2 comments

  1. Noelia.aileoN · marzo 16, 2016

    ameeen hermanaaa!!! como me gusta leerte!:)

    Le gusta a 1 persona

    • Lena Bu · marzo 16, 2016

      Jajajajajajajajajajaja que bien!!!! Pues gracias tía porque si no hay quien esté al otro lado no tiene sentido 😘💙

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s