Organizando el porvenir.


Cada día, cada etapa tiene sus cosas. Cada momento que vivimos tiene un sentido. Guarda un porqué, un motivo, un aprendizaje. Entender que todo lo que nos ocurre es parte del camino no siempre es fácil. Y a veces caer en el pánico, o la queja, el miedo o la autocompasión, son toda una tentación.

Pero no debemos. Por el contrario mantenernos firmes, alegres y agradecidos, y encarar los problemas con valentía, sinceridad y calma, es el único camino posible. 
La vida pone pruebas a los corazones nobles, a las mentes ágiles, a las personalidades fuertes, al talento y al coraje. 

Para los que no se conforman, no temen el cambio y van siempre en pos de la autenticidad, la evolución, la superación y la realización, hay pruebas que superar. Desiertos que atravesar. Laberintos de los que salir, buscando la salida contrarreloj, para encontrar el Sendero Verdadero.


Y eso es lo que forja una vida llena de experiencias. Lo que nos hace valiosos. Lo que nos mantiene humildes y serenos. Lo que nos hace aprender del mundo y de nosotros.
Y cuantas más preguntas nos hacemos, cuantas más crisis vivimos y cuantos más desiertos cruzamos, nos volvemos más eternos, más libres y más sabios. 


De esa manera nos labramos el porvenir. Que siempre es un camino hacia adelante. Siempre es una nueva pregunta, un nuevo reto, una nueva prueba y con ella, otra oportunidad.
Dentro de mi credo, está la absoluta convicción de que toda vida tiene un propósito. Tengo fe en que existe un plan para cada uno de nosotros. 

Y de que por más absurda que parezca la vida en muchas ocasiones, con sus injusticias, sus sufrimientos y sus contradicciones, hay detrás de todo un sentido y una razón para nuestra existencia. 

Comprendo, igual que trato de comprender a todo el mundo, porque eso es también comprenderme a mí misma, ese nihilismo de afirmar que la vida no tiene sentido, no hay dios que valga, y lo de que la muerte es el fin y no hay nada más. 
También pasé por esa fase en mi vida en algún momento. Recuerdo el dolor y la confusión. Pensar que la vida no tiene sentido y querer ignorar el milagro que supone estar aquí y contemplar las maravillas de la madre tierra y del universo es una decisión al fin. La que más sufrimiento provoca. 

Querer racionalizarlo todo, comprenderlo todo, pensar y pensar sin querer oír esa voz que  repite sin cesar, que la vida es algo más y que no es la mente la que te dará la solución, sino la voz que en el silencio se pronuncia certera, es una vez más, una elección.


Estar aquí y ahora al 100% es la única manera de que el futuro sea como esperamos. De poder hacer realidad nuestros sueños. De que tenga sentido el día a día y de realizarnos íntegramente segundo a segundo.
Las pruebas serán superadas y las lecciones aprendidas. Una vez tras otra. Es eso, o la condena de la repetición, la muerte en vida del aburrimiento, la mediocre normalidad y el confort del miedo y la prudencia. 
Organicemos el porvenir. Superaremos juntos cada prueba, cada desafío. Empecemos hoy ordenando el armario, las dudas y los besos.

Anuncios

No tengo tiempo para prisas


No tengo tiempo para prisas!!!

Corazón no corras pero vuela. Porque la prisa y el tiempo no existen. Si corremos se nos va la inspiración. Y que sería de este mundo sin ella? Si volamos disolvemos las horas… Y las dudas.
El tiempo que duran las cosas, es un infinito inexacto. 

Los relojes son objetos decorativos que nos recuerdan que solo somos, lo que ocurre entre latido y latido.
Decía el Maestro Ahora en Momo, que el verdadero tiempo no se puede medir por el reloj ni el calendario. El tiempo es vida y la vida reside en el corazón. A veces un minuto es eterno, y otras una hora es un suspiro.

No sé si habéis leído el libro, o habéis visto la película. Yo leí Momo, obra de Ende, el mismo autor de La Historia Interminable, y recuerdo, como los hombres entregaban su tiempo a los Hombres Grises a cambio de dinero, mientras se marchitaban sus flores. 

Esa imagen quedó grabada en mi para siempre. Cuidar de mis flores siempre fue mi prioridad, por eso nunca nunca nunca estuve dispuesta a vender mi tiempo. En todo caso he llegado a regalarlo, de la misma manera que regalo lo que hago porque es mi forma de amar cuando canto.

Nada más nacer, nos ponen a competir. Tu bebe ya habla? Ya camina? No está muy alto verdad?
Y ya no paramos de correr nunca. Nunca! Porque nos creímos que llegábamos tarde. Llego tarde…llego tarde!!!! 

Gritaba el conejo blanco de Alicia.

Llego tarde, tengo que, tengo que… Hay mucho que hacer. Estudiar, trabajar, la casa está sucia, hay que hacer la compra, reuniones, corre corre corre…

 Y vuelve a correr después. 

Tengo que irme. Qué hora es? He dormido poco . Corre corre corre… Ya tienes novio? Cuando te casas? Y la carrera? Tienes trabajo? Qué hora es? Cuánto ganas? Aún no tienes hijos? Cuando tendrás otro hijo? Compra compra compra!!! Consume consume consume!!! 

Quedamos a cenar, quedamos a comer, quedamos a tomar café y mientras, llama por teléfono, escribe, mira Facebook, vamos vamos vamos!!! Hay que ser popular. Hay que ser delgado y guapo. Hay que tener éxito, hay que ir a la moda, hay que hay que hay que tienes que tienes que tienes que…………

B A S T A 
Tarde para que? 

Será tarde para vivir el día que dejes de correr.

Salirse del esquema no es sencillo. Es una trampa. Una ratonera. 

Todo lo que tenemos es tiempo para vivir esta experiencia que es la vida. Si supiéramos lo que es la muerte, dejaríamos de tener miedo. Y sin miedo nadie podría robarnos un atardecer, una siesta, eso que hacemos deslizándonos y disolviendo los minutos cuando no tenemos prisa ni pensamientos que esquivar. 

Cuanto más corremos, o más decimos que “tenemos que”, estamos huyendo de nosotros mismos. Estamos evitando enfrentar lo que sentimos y lo que pensamos. Estamos evitando ser lo que realmente somos. Estamos posponiendo el único trabajo que hemos venido a hacer aquí, que es nuestro viaje interior.

Así que no ganamos un sueldo con el trabajo que desempeñamos. Es el precio que ponemos a la vida que dejamos de vivir. 

El tiempo que no se percibe con el corazón, está tan perdido como los colores del arcoiris para el ciego, o como el canto del pájaro para el sordo. 

Por desgracia hay corazones ciegos y sordos a pesar de latir. Eres tú quien vuela a través del tiempo, a través de todos tus días y noches, y regresas a través de tu vida hasta el lugar por el que llegaste, a ese lugar donde suena la música eterna, y al que tú perteneces porque eres uno de sus sonidos, y de él formas parte. 

Momo (Michael Ende) Autor de La historia interminable. 

No tengo tiempo para prisas, no tengo tiempo para personas ni cosas sin alma. No tengo tiempo que perder, prefiero amar. 

Querido Tu:

“Aprenda usted, como sea, a servir de verdad, a entregarse de verdad, a pensar de verdad, en las cosas y en las personas en lugar de en sí mismo. Es el único camino para salir de su desierto.”
Hermann Hesse

Querido tu:

Dormimos bajo el mismo cielo estrellado. De la misma manera que todo lo que nos une es muchísimo más que lo que nos pudiera separar, además es mucho más importante.

No sería bello, tratar de entendernos, y hacer de este mundo loco un lugar mejor?

No tengo nombre, ni apellidos, ni patria ni bandera. Hablo un idioma, he nacido en una parte concreta del mundo pero en cualquier caso, tú y yo somos iguales, compartimos la misma esencia, no hay nada en ti, que yo no pueda reconocer en mi.

Por eso no te temo, no te juzgo, busco aprender de ti y complementarnos. Comprendo tu historia y tus circunstancias, y a través de ti puedo ver otras partes de mí que nunca viví, y conocerme mejor a mí misma. 

No te enfades conmigo no te enojes no me niegues no te distancies porque eso también… Te está alejando de ti.

Estamos unidos por lazos invisibles. Y aunque cada uno en nuestro empeño por salvarnos cada dia,estamos  enredados en nuestras cosas en esta partida que es la vida, estás siempre presente en mi corazón. Tú y yo somos parte de la misma cosa.

Eres únic@ y perfect@. Capaz de lo mejor y lo peor a partes iguales, pero con la capacidad de elegir cada mañana. 

Tu vida tiene un fin, tiene un propósito. Estamos aquí por algo inportante. No te pierdas en las trampas de la mente. No te pierdas en el laberinto del sistema. No dejes de atender lo realmente valioso.

El amor no se mendiga. Si no te quieren y no eres correspondido, da las gracias, y sigue tu camino. Fluye y ama con naturalidad. El amor está en todas partes y solo siendo libres encontramos La Paz.
Nunca estarás solo si aprendes a estar contigo mismo.

Las cosas importantes no se compran con dinero.

Todos tenemos un don.

Nadie nunca se equivoca, no sientas culpa. Todo forma parte del camino y de tu aprendizaje.

Tú puedes, eres valioso, eres especial e inimitable. Estás diseñado para ser feliz. No pierdas el rumbo.

No lo compliques. Intenta siempre simplificar. Al final ciertamente la vida es más sencilla de lo que parece. Si se pone difícil, atiende las señales.

No se trata de tener tiempo, es cuestión de tener ganas. La vida es 100% pasión.
No busques las respuestas, vive ahora las preguntas.
Procura escuchar lo que te dice el corazón. Prende la luz que hay en ti.

No te compares con nadie. No compitas con nadie. No quieras ser como nadie. Busca tu propio camino y no te detengas. Cada paso cuenta y es decisivo. Cuida tus palabras y tus actos. Qué sean siempre fiel reflejo de lo que piensas y de lo que sientes. Así la coherencia te mantendrá san@.

La vida merece ser celebrada cada día. El milagro de nuestra existencia, del universo exterior e interior que son la misma cosa. Así en la tierra como en el cielo.

La vida nos regala un día más cada vez, para darnos la oportunidad de entender que no podemos salvarnos sin saltar al vacío. Que no podemos salir del laberinto si no amamos y dejamos que nuestro corazón nos guíe. Entendiendo que disolvemos el tiempo atravesándolo.

Si todo esto resuena en tu corazón valiente, nunca dejes de soñar. No pierdas la esperanza ni la fe en ti mismo. Es la manera de despertar. Es el camino. Es la única verdad. Vive tu vida, no la realidad.

Gracias por existir.

Confesiones de madrugada.


Confesiones de madrugada.
(Todas las ilustraciones son de Lucy Campbell)

Es un problema esto de soñar despierta, porque a veces por las noches no logro dormir, y creo yo… que es de tanto soñar durante el día.
Dicen que cuando uno no puede dormir, es porque está presente en los sueños de otro. Pues hoy alguien debe de andar soñando conmigo, porque lo que es aquí….. Tengo los ojos como platos.
Y estas horas son estupendas para confesiones y confidencias. Para susurros y murmullos mientras llueve afuera.
Y aunque sé que mañana leerás esto en el fragor de la batalla de cada día, lo cierto es que aquí, ahora, bajo el edredón, asoma mi yo más sincera, y puedo asegurarte, que el misterio de la vida se hace mucho más palpable.
La luz del sol muestra la realidad, de noche asoman los duendes y a la hora de las brujas, puedes entender que la vida… La vida es algo más.

Quiero creer y por eso afirmo, que estamos aquí con un propósito. Que nuestra vida ha de tener un sentido profundo. No he venido para encajar en el sistema a costa de mi propia naturaleza. Estoy aquí por otra razón. Y aunque a veces las dudas, los miedos, y las pruebas de la vida, me saquen del camino, es el mío propio y de una manera u otra, siempre vuelvo.

No estoy aquí para tener un trabajo, un horario, unos planes. No estoy aquí para complacer a nadie, para hacer feliz a nadie, para cumplir las expectativas de nadie. No estoy aquí para ganar dinero, para hacer carrera, para tener éxito. Estoy aquí para hacer que cuente, que sume, que importe. Para cambiar algo. Para no cumplir las normas. Para saltarme las reglas.

Creo en la trascendencia de nuestra existencia. Creo en que mi alma vibra y soy capaz de volar. Seré una soñadora y una romántica, pero creo que la vida ha de ser algo más y para encontrarlo, hay que salir cada día del laberinto.
No estoy aquí para adaptarme a nada. No estoy aquí para ser educada ni correcta. No estoy aquí para serle útil a la sociedad, estoy aquí para hacer mi camino y vivir mi vida, no la realidad que han fabricado para mí.

Vivir cada día intensamente, entendiendo la importancia y la belleza de cada momento. El amor transforma cualquier acto en un puro milagro. La magia es desplegar las alas de tu ser, y vivir la vida, a pesar de la realidad, o contra ella si hace falta.

No estoy aquí para estar informada. No estoy aquí para ser la más popular, ni la más importante, ni la más guapa. No tengo nombre, ni patria, ni bandera.

Mi lugar en el mundo es el instante preciso en el que aquí y ahora, late mi corazón.
La vida es todo eso que me hace libre. Y aunque intenten amarrarnos y hacernos sentir pequeños e indefensos, no existe el miedo cuando comprendo, que solo he nacido para compartir, para amar, para sentir, para volar, para crear, para ser…eso que brilla en el fondo de mis ojos y que late en mi pecho, y que ni el hombre ni la ciencia pueden darle explicación. No me lo puede embargar ningún banco. No es criticable ni comprensible. No está hecho para verlo si no es con los ojos del corazón.

Yo no quiero ser un ser civilizado. Quiero ser la chica lobo. La princesa Mononoke. La criatura bella y salvaje que aprendió a ser feliz en el bosque. 

Ahora ya bostezo. No sé si estoy dormida… O ya despierto. 

Lo confieso. Estoy pasada de Moda !!!


Lo confieso!!! Estoy completamente pasada de moda. No soy moderna y además… Es que no me interesa nada serlo.

No es solo una cuestión de estética. Ciertamente desde que nació mi bebé no he vuelto a hacerme un tratamiento de belleza, ni a comprarme tantas cosas como antes. Mis cejas si me descuido, vuelven a espesarse a lo Neanderthal, por no hablar de que no duermo todo lo que quisiera, ni tengo tiempo de ponerme muchas mascarillas…o ninguna!!!

Pero he encontrado el término medio donde negociando conmigo misma, estoy contenta y me gusta quien soy.

Reconozco que muchas cosas que antes compraba, o el tiempo que me dedicaba, era para llenar algunos vacíos. A veces echo de menos ir a la peluquería más a menudo o comprarme cosas bonitas, pero en verdad… 

Todo eso ha pasado a un segundo plano y no es algo que necesite para sentirme bien. 

Pero no es de esa moda de la que quiero hablar.

Hace poco en un foro de uno de mis post, una chica de unos 30 años madre de dos niños, cuando yo le decía que era importante ser creativas como madres y que el amor hace que no sea un sacrificio, me escribía esto:

“La creatividad y el amor están pasados de moda. Hay otras cosas más importantes. Es muy ingenuo lo que dices y muy absurdo.”

Esta es la cara que se me quedó:  


Todavía estoy superando la conmoción que me causó leer esto. Y no porque me lo tomara como algo personal. No me ofendió, ni me dolió, pero sí reconozco, que me quede atónita!!!!!!!

A los 30 años esta chica ya no es que no crea en el poder de la creatividad! Es que además afirma que hay cosas más importantes que el amor y esta cómodamente instalada en un mundo gris donde no hay esperanza y todo es crítica y queja. Añadió que ella no tiene porqué respetar las opiniones de nadie y que de nadie tiene nada que aprender. Aclaro que estábamos hablando de maternidad, que no es que estuviéramos hablando del amor a los 14 años.

Esto me ha hecho reflexionar, observar y buscar por internet y en la televisión, que apenas veo, a ver qué está pasando ahí fuera. 
Porque confieso que en mi afán de crear mi propia realidad y de vivir en el universo de Villa prefiero el Mar, últimamente no me da mucho tiempo a contrastar hacia dónde camina nuestra sociedad, porque intento que el cambio se de en mi. 


Yo esperaba que con la “crisis económica” ( y la pongo entre comillas porque creo que ha sido un invento para quitarnos derechos y libertades, para generar miedo y sobretodo, para hacer más ricos a los ricos, con el bloqueo mental que ha supuesto para todos) pues esperaba, que nuestra escala de valores cambiara. 

Esperaba que reconsideráramos el exceso de consumismo, el exceso de competitividad, la falta de amor en muchos ámbitos de la vida, haciendo que todo sea muy deshumanizado, el poder tan grande que le hemos dado al dinero y todo eso que nos ha llevado hasta aquí.

Entiendo que mucha gente ha evolucionado. Se ha reorganizado. Ha aprendido y ha superado el momento con….. 

Creatividad y amor? 

Pues así es aunque Indudablemente, parece que son minoría. Sé que existen, no son bichos raros, aunque sean pocos y estén en silencio. Sin quejarse ni criticar, sino construyendo. 
Aunque los demás piensen que son ingenuos y que están… pasados de moda.

Conozco muchos y muchas que trabajan y viven desde ahí. Desde el AMOR, y la CREATIVIDAD. Y sabéis que? Son felices, están sanos, y trabajan por un mundo mejor para todos.
Pero pareciera que hoy en día, ser positivo, ser luminoso, tener esperanza, ser alguien apasionado por la vida, que practica el amor como solución a todos los conflictos y que no necesita tener la razón, no es moderno y está pasado de moda.
Se lleva la desgana, la tristeza y la negatividad, lo mediocre lo básico y el ir por la vida al más estilo zombie.

Y si esta es la moda de los que marcan tendencia, pues hay mucha gente que la sigue.

Entonces llega El miedo imponiendo su reinado. Haciendo a las personas volverse radicales y egoístas. No quieren comprender a los demás porque bastante tienen con lo suyo. Y no se dan cuenta de que lo suyo, es lo nuestro y lo de todos. El amor está pasado de moda.

No me extraña que el mundo ande como anda. La guerra está en todas partes. Se practica el odio, la envidia, el rencor… Y todas las emociones feas que se derivan de ahí. 
Luego claro. Enfermedad, estrés, depresión, amargura, tristeza… Se instalan en nuestras vidas. Y entonces te quedará el cinismo, el sarcasmo, la ira y la envidia, para atacar a los demás y hacerlos blanco de tu desdicha.

Pues no me rindo. Me encanta pues no ser moderna y estar pasada de moda. Prefiero el lado salvaje de la vida y no el oscuro, y sabes que te digo? 

Que te comprendo en tu radicalismo, en tu desgana y en tu amargura, yo te compadezco y te amo.

Puedes reírte de mí y llamarme ingenua. No hay problema. Yo elijo amar. 
Puedes ser víctima e instalarte en la queja, yo elijo amar. 

Puedes despreciar a los que no piensan como tú y pensar que no tienes nada que aprender de los demás, yo elijo amar. 

Puedes burlarte del optimismo, de la sinceridad, de la pasión. Yo elijo el arte, la creatividad y el amor.

Y no pido perdón por vivir en el paraíso. Y no pido perdón por elegir la alegría. Y no pido perdón si me mueve el corazón y no el dinero. Y no pido perdón por salvarme cada día. Porque cuando amenaza el derrotismo del ego insatisfecho y los vacíos existenciales acucian, vuelvo a elegir amar cada día.
Qué eliges tu? 

Yo estoy súper pasada de moda y sabes que? Me encanta!!!

LAS COSAS IMPORTANTES.

 

Lo importante

Lo importante no es tener éxito y cumplir las normas. Es ser fiel a ti mismo y encontrarte en el silencio, y en el espejo.

Lo importante no es seguir el camino que te han impuesto. Es desviarte y crear el tuyo propio.

Lo importante no es etiquetarte, definirte, ajustarte a un modelo. Es inventar nuevas palabras para explicar tus descubrimientos.

Lo importante no es sentirse a salvo ni hacer lo correcto. Es importante estar siempre en el vacío para poder crear cada mañana.

Lo importante no está en tus virtudes, tampoco en tus defectos. No eres ni una cosa ni la otra.

Lo importante es perder trenes y tranvías. Subir y bajar en cada estación. No hay un solo tren para cada uno. La vida está llena de vías.

castillo1.jpg

Lo importante es procurar estar siempre en peligro.

Lo importante no es amar, sino ser el Amor.

Obrar en consecuencia contigo mismo.

Ser coherente contigo mismo.

Ser auténtico para ti.

Ser sincero contigo mismo.

No traicionar tus principios.

Decir siempre tu verdad.

Hacer de tus debilidades fortalezas para poder mirar a los ojos de los demás, y entender que … PIENSA BIEN Y ACERTARÁS. El otro es como tu. ¿Qué quieres ser?

Desenvolverte con soltura y naturalidad,
en el papel que te ha sido asignado en la partida, para poder superarte.

Lo importante es perder.
Lo importante es seguir siendo pequeños.
Cada día un poco más pequeños si es posible.

Lo importante
no es hacer bien las cosas y en el momento oportuno,                                                 lo importante es hacer lo que amas y hacerlo con amor justo a tiempo.

Lo importante es que el día está llegando a su fin,
y de tanta importancia es esta noche,
que quizá se deje ver tu amplia sonrisa.

Es de extrema importancia
que leas hoy mis labios entre líneas:

Lo importante es que te duela la boca, de decir tanto TE QUIERO.

Y eso es algo, que solo tu corazón sabe.

perdon.jpg

Niños y emociones.

 


Estando en los columpios con Hermes una tarde, como a todos los niños, le encanta el tobogán, justo al lado de nosotros había una pareja joven, con un nene de la edad de Hermes.

Estaban muy preocupados. Por si se caía, por si se hacía daño, por si cogía frío, porque se tomara el zumo, porque no se fuera lejos…
Justo cuando yo estaba pensando en irme, ellos decidieron hacerlo volando.

Y en lo que dura un pestañeo, le bajaron a la fuerza del columpio, le quitaron la galleta que tenía en una mano, mientras el papá le montaba en el carro, la mamá le limpiaba la cara y las manos con una toallita, le encasquetaba un gorro, le ataban una bufanda…mientras, obviamente, el nene embarracado, lloraba, y gritaba, y pataleaba con todas sus fuerzas.

La mama le decía: Fulanito no llores, que ya eres muy mayor para llorar. No seas malo.No tienes motivos para llorar. Calla de una vez y deja de lloriquear. Los niños mayores no lloran, ya no eres un bebé………….

Si yo fuera Fulanito. Lloraría mucho más fuerte de lo que lo hacía el pobre niño. En mi opinión esos padres, con sus justificadas prisas y cansancio, estaban siendo muy desconsiderados con su hijo y siendo injustos, estoy segura, que sin darse cuenta.

Yo misma muchas veces tengo prisa. Esa es una de las cosas que aprendemos de mayores…por desgracia.

Si no respetamos a los niños desde pequeñitos, no esperemos ganarnos su respeto de mayores. No nos queda otra. Hay que ser considerados.

Cuando crecemos, aprendemos a gestionar las emociones. Entonces uno llora… Cuando hay que llorar. Yo soy muy emotiva, se me saltan las lágrimas a menudo. Es una manera de expresar muchas y variadas emociones. Así no se reprimen y en mi opinión, es muy saludable. Puedo llorar de tristeza, o de rabia, de cansancio, de alegría, o de emoción. Las lágrimas son un síntoma, y hay que atenderlas, porque detrás hay un sentimiento, y cuando somos pequeños, no podemos expresarlas con claridad.

Quienes os permitís el hecho de llorar, sabéis que después de una buena llantina, se queda uno en la gloria.
Un niño de dos años, que apenas está empezando hablar, no puede expresar con palabras lo que le ocurre. Además, tantas veces decidimos por ellos sin tener en cuenta sus deseos, que es normal que sientan impotencia y frustración.
Por eso les dan pataletas. Por eso lloran. No es que tengan mal carácter, ni que sean malos. Es que aunque sean pequeños, son individuos y muchas veces, se sienten incomprendidos, o no entienden porqué no pueden hacer lo que desean en cada momento.

Efectivamente ellos no saben lo que necesitan, lo que les conviene, y mucho menos saben, si papá y mamá han tenido un mal día, o si tienen prisa, o si están preocupados, o las cosas que todavía quedan por hacer al llegar a casa.

Ellos no saben que muchas veces estamos exhaustos, nerviosos o de mal humor. Los niños en su pureza, viven en un estado constante de descubrimiento, de alegría, explorando la vida.

Para ellos por suerte, no existe el tiempo, ni las preocupaciones, ni las consecuencias.

Sinceramente, ojalá no perdiéramos nunca esa ingenuidad.
Así que es importante no caer en el error de comportarnos como sargentos. Hemos de ser respetuosos con ellos en la medida de las posibilidades.

Y una vez más, requiere de nuestra CREATIVIDAD a la hora de resolver situaciones. A mí me gusta verlo como un juego. Al otro lado de la cancha, El Drama, en este lado yo…con el buen rollo y la alegría de cada día, que no quiero perder.

El otro día tenía a Hermes en la bañera. Como siempre él no quería salir, y yo como siempre, estaba loca por terminar el ritual de ese día y verlo ya acostado y dormido. Porque tenía mil cosas que hacer, y mil ganas de estar con mi amor un rato a solas, y de tumbarme en el sofá, y de pensar en mí un poquito, y de escribir, y de tender la ropa, y de darme una buena ducha…

Me sentí tentada de sacar la fusta y hacerlo todo a marchas forzadas para terminar antes. De hecho es como un impulso que sale de dentro y que se apodera de ti!!! Pero respiré hondo.
A ver Lena:

(Hablo muchísimo conmigo misma, y casi siempre además, lo hago en voz alta)
El nene está ahí, con su agüita calentita, sus juguetes, feliz y relajado… Venga, dale diez minutos más y mientras, tú tiendes la lavadora.

Tardé un poco en convencerme y controlarme, pero mereció la pena. Tuvo otro rato de bañera, y luego le animé a salir, dándole otro juguete que tengo reservado para momentos de urgencia. Con lo cual salió de la bañera por iniciativa propia, sin drama ni berrinche.

Mamá 1

Drama 0

Cenó y se fue a la cama tranquilo y feliz. Dándonos besos y jugando un rato a hacernos cosquillas. A veces esos diez minutos que nuestra impaciencia no consienten, son la diferencia.

No sabemos esperar al momento oportuno y forzamos las cosas. Realmente no hay necesidad.

        Keep breathing!!!!!!

Pero si aún así, a veces no puede ser, y a veces efectivamente no tenemos esos diez minutos, seamos considerados con nuestros pequeños. Porque sus emociones, como las nuestras, merecen todo el respeto.
Cuando un niño llora, es porque hay algo que le supera. No puede gestionarlo, ni expresarlo, y además le está provocando un malestar. Siempre hay que atender ese llanto, y no ignorarlo ni decirle que no llore. Porque es en este momento cuando se sientan las bases de su inteligencia emocional.
Un niño respetado, al que se le tiene en cuenta, al que se le explican las cosas con cariño aunque sea pequeño, y se le da de vez en cuando la posibilidad de decidir, será un niño con una buena autoestima, capaz de conciliar.

Un niño al que se le escucha cuando llora, al que se le pregunta qué le pasa y se le permite desahogarse, será un adulto que sabrá gestionar sus emociones, expresar sus sentimientos, y que tendrá más posibilidades de relacionarse y establecer relaciones satisfactorias.
Y no lo digo yo, lo dicen los estudiosos, los terapeutas, los médicos…y el sentido común.

No es cualquier cosa. Hablamos del equilibrio personal de nuestros hijos en un futuro. Yo no puedo evitar que le pasen cosas, pero puedo darle herramientas para que pueda hacer frente a las adversidades de la vida.

Es mi misión. Es mi obligación. Es amor.

A veces por nuestras prisas ignoramos los llantos, pensamos que porque son pequeños no nos entienden, y decidimos todo el tiempo por ellos, sin respetar sus deseos.

De vez en cuando hay que dejar que decidan. En cosas pequeñas al principio como, plátano o fresas? Igual que dejar que vayan haciendo las cosas por ellos mismos cuando van creciendo, comer, vestirse, aunque tarden más en hacerlo solos, y lo pongan todo perdido. Forma parte del aprendizaje de la vida. No queda otra. A limpiar se ha dicho.

Porque eso favorece una autoestima equilibrada, los hace resolutivos, y no se trata de eso? De prepararlos para la vida? Pues eso se logra si comenzamos desde pequeñitos.
De la misma manera, poner límites y reglas es igual de necesario. Pero aquí de nuevo es cuestión de sentido común. Muchas veces utilizamos más palabras de la cuenta en nuestro mundo mental.

-Fulanito no hagas eso, te he dicho que no, no me estás oyendo?

Es más sencillo si proyectamos la energía sobre lo que no está permitido y lo dejamos claro. Os cuento como nosotros lo hemos logrado. Una vez más estudiando cómo funciona la naturaleza.
Observando a unos cachorros con su mamá, yo he descubierto un modus operandi que con Hermes me funciona. Por ejemplo. Mamá canina no deja a sus perritos alejarse cuando son muy bebés de donde está la camada, para protegerlos de los peligros.

Para eso bloquea con su cuerpo el espacio por donde el cachorro quiere escapar y ante sus protestas  le ignora. Se mantiene firme y lo aparta con el morro. Continúa ignorando y bloqueando. Sin decir ni guau. Al final el cachorro comprende y desiste. Y curiosamente, no vuelve a querer escapar por ahí.

Cuando encendimos la chimenea en Villa prefiero el mar, teníamos miedo por Hermes. Estuvimos mirando un montón de accesorios diseñados por el hombre para evitar que los niños se acerquen al fuego y se quemen, pero eran caros, y feos!

Así que pusimos en práctica la estrategia de mamá canina. Cuando quería ir hacia el fuego, papá o yo bloqueábamos el paso, le ignorábamos y nos manteníamos firmes. Sin decir ni mu. Sin enfadarnos, pero sin ceder ni frustrarnos.

Qué pasó? Pues que después de exactamente tres intentonas, de estar atentos trabajando en equipo y hacerlo así, en nuestra casa está el fuego encendido y Hermes lo ignora, se mantiene apartado y respeta el espacio que le hemos marcado. Magia? No. Energía. Asertividad y firmeza. Sin gritos. Sin dramas. Sin miedo. Efectivo y práctico. Y os digo que funciona con todo. Con la hora de ir a dormir, con el momento de terminar un juego o de no dejarle tocar ciertas cosas, etc.

Se trata de dar amor, de respetar, de poner límites y reglas para educar. De empatizar con tu hijo y comprender. Y en el camino… Nosotros tambien aprendemos y mejoramos. Respiras. Te relajas y entiendes, que nada es demasiado importante, que el cansancio se sobrelleva y que un día sin dramas, es estabilidad y armonía para tu hijo y en consecuencia para todos en tu hogar.
No es esfuerzo. No es trabajo. Es amor. No les compremos tantas cosas que no necesitan y demos amor del bueno. Ayudemos a nuestros pequeños, como mamá canina, a entender este mundo. Para que puedan ser libres de ser quienes son y vivir su historia cuando crezcan.

No hay mejor legado. No hay mejor herencia. No hay amor más grande.