Organizando el porvenir.


Cada día, cada etapa tiene sus cosas. Cada momento que vivimos tiene un sentido. Guarda un porqué, un motivo, un aprendizaje. Entender que todo lo que nos ocurre es parte del camino no siempre es fácil. Y a veces caer en el pánico, o la queja, el miedo o la autocompasión, son toda una tentación.

Pero no debemos. Por el contrario mantenernos firmes, alegres y agradecidos, y encarar los problemas con valentía, sinceridad y calma, es el único camino posible. 
La vida pone pruebas a los corazones nobles, a las mentes ágiles, a las personalidades fuertes, al talento y al coraje. 

Para los que no se conforman, no temen el cambio y van siempre en pos de la autenticidad, la evolución, la superación y la realización, hay pruebas que superar. Desiertos que atravesar. Laberintos de los que salir, buscando la salida contrarreloj, para encontrar el Sendero Verdadero.


Y eso es lo que forja una vida llena de experiencias. Lo que nos hace valiosos. Lo que nos mantiene humildes y serenos. Lo que nos hace aprender del mundo y de nosotros.
Y cuantas más preguntas nos hacemos, cuantas más crisis vivimos y cuantos más desiertos cruzamos, nos volvemos más eternos, más libres y más sabios. 


De esa manera nos labramos el porvenir. Que siempre es un camino hacia adelante. Siempre es una nueva pregunta, un nuevo reto, una nueva prueba y con ella, otra oportunidad.
Dentro de mi credo, está la absoluta convicción de que toda vida tiene un propósito. Tengo fe en que existe un plan para cada uno de nosotros. 

Y de que por más absurda que parezca la vida en muchas ocasiones, con sus injusticias, sus sufrimientos y sus contradicciones, hay detrás de todo un sentido y una razón para nuestra existencia. 

Comprendo, igual que trato de comprender a todo el mundo, porque eso es también comprenderme a mí misma, ese nihilismo de afirmar que la vida no tiene sentido, no hay dios que valga, y lo de que la muerte es el fin y no hay nada más. 
También pasé por esa fase en mi vida en algún momento. Recuerdo el dolor y la confusión. Pensar que la vida no tiene sentido y querer ignorar el milagro que supone estar aquí y contemplar las maravillas de la madre tierra y del universo es una decisión al fin. La que más sufrimiento provoca. 

Querer racionalizarlo todo, comprenderlo todo, pensar y pensar sin querer oír esa voz que  repite sin cesar, que la vida es algo más y que no es la mente la que te dará la solución, sino la voz que en el silencio se pronuncia certera, es una vez más, una elección.


Estar aquí y ahora al 100% es la única manera de que el futuro sea como esperamos. De poder hacer realidad nuestros sueños. De que tenga sentido el día a día y de realizarnos íntegramente segundo a segundo.
Las pruebas serán superadas y las lecciones aprendidas. Una vez tras otra. Es eso, o la condena de la repetición, la muerte en vida del aburrimiento, la mediocre normalidad y el confort del miedo y la prudencia. 
Organicemos el porvenir. Superaremos juntos cada prueba, cada desafío. Empecemos hoy ordenando el armario, las dudas y los besos.

Querido Tu:

“Aprenda usted, como sea, a servir de verdad, a entregarse de verdad, a pensar de verdad, en las cosas y en las personas en lugar de en sí mismo. Es el único camino para salir de su desierto.”
Hermann Hesse

Querido tu:

Dormimos bajo el mismo cielo estrellado. De la misma manera que todo lo que nos une es muchísimo más que lo que nos pudiera separar, además es mucho más importante.

No sería bello, tratar de entendernos, y hacer de este mundo loco un lugar mejor?

No tengo nombre, ni apellidos, ni patria ni bandera. Hablo un idioma, he nacido en una parte concreta del mundo pero en cualquier caso, tú y yo somos iguales, compartimos la misma esencia, no hay nada en ti, que yo no pueda reconocer en mi.

Por eso no te temo, no te juzgo, busco aprender de ti y complementarnos. Comprendo tu historia y tus circunstancias, y a través de ti puedo ver otras partes de mí que nunca viví, y conocerme mejor a mí misma. 

No te enfades conmigo no te enojes no me niegues no te distancies porque eso también… Te está alejando de ti.

Estamos unidos por lazos invisibles. Y aunque cada uno en nuestro empeño por salvarnos cada dia,estamos  enredados en nuestras cosas en esta partida que es la vida, estás siempre presente en mi corazón. Tú y yo somos parte de la misma cosa.

Eres únic@ y perfect@. Capaz de lo mejor y lo peor a partes iguales, pero con la capacidad de elegir cada mañana. 

Tu vida tiene un fin, tiene un propósito. Estamos aquí por algo inportante. No te pierdas en las trampas de la mente. No te pierdas en el laberinto del sistema. No dejes de atender lo realmente valioso.

El amor no se mendiga. Si no te quieren y no eres correspondido, da las gracias, y sigue tu camino. Fluye y ama con naturalidad. El amor está en todas partes y solo siendo libres encontramos La Paz.
Nunca estarás solo si aprendes a estar contigo mismo.

Las cosas importantes no se compran con dinero.

Todos tenemos un don.

Nadie nunca se equivoca, no sientas culpa. Todo forma parte del camino y de tu aprendizaje.

Tú puedes, eres valioso, eres especial e inimitable. Estás diseñado para ser feliz. No pierdas el rumbo.

No lo compliques. Intenta siempre simplificar. Al final ciertamente la vida es más sencilla de lo que parece. Si se pone difícil, atiende las señales.

No se trata de tener tiempo, es cuestión de tener ganas. La vida es 100% pasión.
No busques las respuestas, vive ahora las preguntas.
Procura escuchar lo que te dice el corazón. Prende la luz que hay en ti.

No te compares con nadie. No compitas con nadie. No quieras ser como nadie. Busca tu propio camino y no te detengas. Cada paso cuenta y es decisivo. Cuida tus palabras y tus actos. Qué sean siempre fiel reflejo de lo que piensas y de lo que sientes. Así la coherencia te mantendrá san@.

La vida merece ser celebrada cada día. El milagro de nuestra existencia, del universo exterior e interior que son la misma cosa. Así en la tierra como en el cielo.

La vida nos regala un día más cada vez, para darnos la oportunidad de entender que no podemos salvarnos sin saltar al vacío. Que no podemos salir del laberinto si no amamos y dejamos que nuestro corazón nos guíe. Entendiendo que disolvemos el tiempo atravesándolo.

Si todo esto resuena en tu corazón valiente, nunca dejes de soñar. No pierdas la esperanza ni la fe en ti mismo. Es la manera de despertar. Es el camino. Es la única verdad. Vive tu vida, no la realidad.

Gracias por existir.

Confesiones de madrugada.


Confesiones de madrugada.
(Todas las ilustraciones son de Lucy Campbell)

Es un problema esto de soñar despierta, porque a veces por las noches no logro dormir, y creo yo… que es de tanto soñar durante el día.
Dicen que cuando uno no puede dormir, es porque está presente en los sueños de otro. Pues hoy alguien debe de andar soñando conmigo, porque lo que es aquí….. Tengo los ojos como platos.
Y estas horas son estupendas para confesiones y confidencias. Para susurros y murmullos mientras llueve afuera.
Y aunque sé que mañana leerás esto en el fragor de la batalla de cada día, lo cierto es que aquí, ahora, bajo el edredón, asoma mi yo más sincera, y puedo asegurarte, que el misterio de la vida se hace mucho más palpable.
La luz del sol muestra la realidad, de noche asoman los duendes y a la hora de las brujas, puedes entender que la vida… La vida es algo más.

Quiero creer y por eso afirmo, que estamos aquí con un propósito. Que nuestra vida ha de tener un sentido profundo. No he venido para encajar en el sistema a costa de mi propia naturaleza. Estoy aquí por otra razón. Y aunque a veces las dudas, los miedos, y las pruebas de la vida, me saquen del camino, es el mío propio y de una manera u otra, siempre vuelvo.

No estoy aquí para tener un trabajo, un horario, unos planes. No estoy aquí para complacer a nadie, para hacer feliz a nadie, para cumplir las expectativas de nadie. No estoy aquí para ganar dinero, para hacer carrera, para tener éxito. Estoy aquí para hacer que cuente, que sume, que importe. Para cambiar algo. Para no cumplir las normas. Para saltarme las reglas.

Creo en la trascendencia de nuestra existencia. Creo en que mi alma vibra y soy capaz de volar. Seré una soñadora y una romántica, pero creo que la vida ha de ser algo más y para encontrarlo, hay que salir cada día del laberinto.
No estoy aquí para adaptarme a nada. No estoy aquí para ser educada ni correcta. No estoy aquí para serle útil a la sociedad, estoy aquí para hacer mi camino y vivir mi vida, no la realidad que han fabricado para mí.

Vivir cada día intensamente, entendiendo la importancia y la belleza de cada momento. El amor transforma cualquier acto en un puro milagro. La magia es desplegar las alas de tu ser, y vivir la vida, a pesar de la realidad, o contra ella si hace falta.

No estoy aquí para estar informada. No estoy aquí para ser la más popular, ni la más importante, ni la más guapa. No tengo nombre, ni patria, ni bandera.

Mi lugar en el mundo es el instante preciso en el que aquí y ahora, late mi corazón.
La vida es todo eso que me hace libre. Y aunque intenten amarrarnos y hacernos sentir pequeños e indefensos, no existe el miedo cuando comprendo, que solo he nacido para compartir, para amar, para sentir, para volar, para crear, para ser…eso que brilla en el fondo de mis ojos y que late en mi pecho, y que ni el hombre ni la ciencia pueden darle explicación. No me lo puede embargar ningún banco. No es criticable ni comprensible. No está hecho para verlo si no es con los ojos del corazón.

Yo no quiero ser un ser civilizado. Quiero ser la chica lobo. La princesa Mononoke. La criatura bella y salvaje que aprendió a ser feliz en el bosque. 

Ahora ya bostezo. No sé si estoy dormida… O ya despierto. 

12 cosas que he descubierto, que me hacen ser más feliz

 

1. Dos no discuten, si uno ama.

Porque normalmente la gente pelea contra si mismo. Entrar al trapo de provocaciones de los demás, es desestabilizarnos. Cuando te sientes inseguro, acomplejado, frustrado, buscas formas de enfrentarte a ti mismo y normalmente, utilizamos a los demás para ello.

Si intento justificarme, o explicar mi postura frente a alguien, que de alguna manera me provoca, buscando confrontación, quiere decir que yo también estoy insegura.

Así que procuro mantenerme centrada en mis cosas, en mis asuntos. En crear el mundo en el que quiero vivir.

Ya no discuto, no peleo. No tengo tiempo. Prefiero amar.

Cuando me siento atacada es porque creo que merezco un ataque. Si pienso que no es contra mí, no tendré necesidad de defenderme, y entenderé que es el otro, el que tiene el problema y no yo.

Ganaré confianza, seguridad… Y seré más feliz.

Pensar esto y ponerlo en práctica, hace mi vida más pacífica y placentera.

 

2. Sálvate tu, para poder salvar el mundo. 

Pongo las noticias y veo el caos y la destrucción que hay en este loco planeta. Me conecto con esa realidad, que me desmoraliza, y me siento impotente e inútil. Así que he dejado de hacerlo.

Lo único que puedo hacer para mejorar el mundo es cuidar de mi interior y de lo que me rodea. Amar a los que tengo cerca. Embellecer el mundo en la medida de mis posibilidades. Salvarme de ese caos y de esa destrucción, construyendo en vez de destruir. Entender eso ha facilitado mucho mis días. Procuro estar informada pero lo justo. No me regodeo en ciertos tipos de información que me quitan la energía y no alimentan mi capacidad de crear.

Es nuestro derecho ser felices, estar en paz y contagiar a los demás con nuestra alegría. Esa es la esperanza que el mundo necesita. Así puedo caminar mejor, para llegar más lejos. Poner nuestro granito de arena. Embellecer el mundo que nos rodea.

Disfrutar de esta vida que ya nos ha sido regalada.

 

3. Las cosas importantes no se compran con dinero. 

Y así es. El dinero es una herramienta. Se puede usar bien o mal. Puede ser dinero limpio, para hacer cosas bonitas, y cubrir nuestras necesidades, o dinero sucio que alimenta la avaricia, y que sirve para dañar y manipular a los demás.

Pero en cualquier caso, el dinero es algo material. Las cosas inmateriales, esas que no pueden valorarse económicamente, son las realmente valiosas.

Eso es algo que tenemos que recordar todos los días, porque el sistema se empeña en que lo olvidemos, y todo acaba siendo mercantilizado.

Pareciera que lo que no se puede cuantificar económicamente no existiera.

Las experiencias, las emociones, lo que transmitimos, lo que cultivamos para enriquecernos como personas, disfrutar de las cosas que nos rodean, encontrar placer en las maravillas de este mundo, sentirte cómodo con quien eres y encontrar tu lugar, son cosas que no podrás comprar con dinero, así como los afectos, los dones, el amor, la salud, el coraje de vivir, la sinceridad, la inspiración, el misterio.

Nunca hagas nada por dinero. El dinero es una herramienta no un fin.

Y desde que entendí esto he dejado de preocuparme tanto y de sufrir cuando no lo tengo. He dejado de ver el dinero como algo negativo. He dejado de pelearme con el.

Trabajar haciendo aquello que amo, con lo que gano un dinero, que me sirve para conseguir las cosas que necesito, para seguir viviendo desde el amor y la creatividad, teniendo tiempo para disfrutar de las cosas importantes, y siendo de esta manera, más feliz.

 

 

4. La importancia de sorprenderse.

Entender que cada día es un mundo lleno de posibilidades, me mantiene alerta, esperanzada, risueña y latiendo. La sorpresa es real. La vida nos va llevando, y si aprendemos a fluir, todo va llegando de manera natural. Sin presiones ni miedos.

Confiar en que hay algo preparado para ti, algo bueno. Y darle a la espera su sentido. Aprovechar para aprender, para crecer, madurar y disfrutar de los procesos, tan necesarios para ir desarrollándonos.

Y todo va llegando. Sorpréndete, enamórate, disfruta de la vida. Tú eliges. Al final todo es una cuestión de actitud. A lo largo del camino irán llegando las respuestas.

La vida puede ser un castigo insoportable, o un juego divertido donde todo es posible, y donde si vemos oportunidad en todo lo que nos sucede, podemos obtener cosas maravillosas.

No te bajes del columpio. Impúlsate más fuerte. Puedes con tus pies tocar el cielo.

 


5. Nadie tiene la razón porque cada uno tiene su verdad. 

Antes me empeñaba en tratar de que la gente viera las cosas como yo. Como es posible que no piensen lo que yo pienso? Si está clarísimo!!!! Pues no.

No estoy aquí para convencer a nadie de nada. Aprendo de los demás todos los días porque observando voy comprendiendo quién soy.

Amar al otro significa entender que cada uno está en su proceso y tiene Su verdad.

Amar al otro es dejar que viva su momento. Es confiar en que me dejen a mi vivir el mío.

Si dejamos de intentar tener la razón en todo, seremos más comprensivos con los demás, más compasivos, y de esa manera seremos más libres para amar y ser amados.

Vive y deja vivir. No hay verdad más simple y rotunda.

6. El Arte de Vivir es COMPARTIR.

Quien bien te quiere te hará llorar… Y reír… Y pensar ….y soñar y volar…

Elegir bien a las personas que te rodean es fundamental.

Se trata de compartir, no de necesitar. Si necesito es que tengo carencias y vacíos que preciso llenar con personas o con cosas. Si yo estoy pleno y satisfecho, puedo compartir con personas que como yo, elijan el gozo de compartir  una velada, una comida, un paseo, una confidencia, una bella conversación, un sentimiento.

Las personas que inundan tu espacio, que tratan de aprovecharse de ti, o que de alguna manera tienen un interés basado en su necesidad, acabarán poniéndote delante tus propias carencias y apegos.

Por eso has de hacer tu trabajo interior, para poder tener relaciones sanas y equilibradas, donde el único interés sea la felicidad de compartir.

Ese es el arte de vivir.

 


7. Siempre siempre es infinitamente mejor…
Regalarse que venderse.

Cuando descubres tu talento, encuentras aquéllo que sabes hacer de maravilla. Ese don que te sale de manera natural y que además, adoras realizar.

Pues si consigues hacer de eso tu medio de vida, encontrarás en mi opinión, una vía de éxito y realización personal muy satisfactoria.

Para ello ha de cambiar los parámetros. He aprendido que solo cantando puedo seguir cantando. Me explico.

Una canción me ha llevado a la siguiente. Un concierto, un contacto, un disco… Todo ha sido en el camino el medio para el fin y viceversa. Cada puerta que abría, se multiplicaba por diez. Y cuanto más generosa he sido, la vida más me lo ha devuelto con creces. No solo en lo personal sino en lo profesional, que de esta manera van de la mano.

Practicar esto de regalar mi talento, me hace muy feliz.

Entiendo que cada cosa que doy desde el corazón, la vida me lo recompensa en amor.

Y al final…¿no se trata de eso? Regálate.

 

 

8. No somos responsables de la felicidad de los demás.

Parece egoísmo pero no es más que sentido común.

Yo no soy responsable de tu felicidad, aunque te ame. De la misma manera que tú no eres responsable de la mía.

Yo no debo complacerte. Si lo hago es porque necesito tu cariño o tu aprobación. Si te amo procuraré ser yo misma y no necesitarte. Elegiré tu compañía y compartiremos todas las cosas bellas de la vida. Contaremos el uno con el otro, para lo que la vida nos vaya deparando. Nos amaremos de verdad.

Puedo acompañarte. Puedo prestarte mi ayuda. Puedo gustar de tu compañía. Puedo elegirte cada mañana. Pero si tú no cuidas de ti mismo, si no procuras evolucionar en tu camino y realizarte en la vida, no esperes que nadie haga el trabajo por ti.

 Tu felicidad es tuya y solamente tuya. Y eso es una suerte, y una responsabilidad.

 

9. Agradecer es la clave del encuentro con nosotros mismos.

Caer en la queja, el victimismo, la autocompasión y la tristeza, no nos deja avanzar.

Tenemos motivos para dar gracias cada día por lo que somos, por lo que tenemos. Y desde ahí caminar con alegría, decisión y muchas ganas.

Mi amor me dice cada mañana que agradece estar vivo y se conecta con su cuerpo para sentir la sangre correr por sus venas . Eso es ya tal milagro, que debería bastar para disfrutar cada día como si fuera el último.

El poder de las palabras es grande. Agradecer nos hace más conscientes, más fuertes. Mejores personas. Más  felices.

10. El arte nos salva.

La creatividad nos eleva.

La imaginación nos hace brillar y cuando la usamos, el tiempo se detiene. Nos volvemos ágiles y veloces. Cualquier actividad creativa nos conecta con nuestro auténtico ser. Y nos hace sentir satisfechos.

Todo puede ser arte. Cualquier cosa que hagas de manera original y bonita.

Poniendo todo tu amor en lo que estás haciendo, cualquier actividad cobra un nuevo sentido.

 La imaginación es un lugar donde siempre somos la mejor versión de nosotros mismos.

Creemos, creamos y compartimos!!!

11. Soy una mujer compleja, pero no tengo complejos.

Lo que llevamos es un traje. Es importante cuidarlo, pero la belleza está dentro.

Quítate los complejos y las inseguridades. Eres un ser bello único y perfecto. Una compleja maquinaria diseñada por altas tecnologías que funciona a las mil maravillas.

Déjate de complejos.

La belleza es un estado de ánimo, es una actitud. No hay más luz que la que viene de dentro.

12. El Amor de tu vida eres tú.

Y cuando te encuentras contigo mismo, nunca vuelves a sentirte solo. Y entonces todo lo demás llega, y puede uno estar en paz, y ser feliz, y entender que estar aquí es un milagro, y que solo amando la vida tiene sentido.

Corazón no tengas prisa! Pero vuela!!! Cuida siempre de tu jardín.

 

https://www.youtube.com/watch?v=8kaYDVM1Z38

 

 

Todas las fotos son de LENA BU